Artículos y consejos

Inmunidad fuerte = salud en cada estación

La alimentación y la ingesta regular de agua mejoran
la actividad del sistema inmunológico

El sistema inmunológico es un factor esencial para alcanzar y mantener la buena salud. Si este sistema es fuerte, todos los procesos en el organismo trascurren normalmente. He aquí algunos consejos de cómo reforzarnos nuestra inmunidad:

La alimentación

Los hábitos alimenticios tienen un papel extraordinariamente importante en el desarrollo de la inmunidad. Los mejores son los productos naturales frescos que no han sido sometidos a muchos tratamientos químicos y térmicos. Esto garantiza que las vitaminas y los minerales que los componen se han conservado vivos. Algunos de los productos que contribuyen para una buena inmunidad son las zanahorias, el ajo, las espinacas, los citrinos y el pescado (sobre todo, el de agua fría).

Es bueno evitar comidas prefabricadas, sobre todo, aquellas que se ofrecen en cajas de plástico. En la mayoría de los casos, estas comidas contienen numerosos aditivos y constityen un riesgo serio para la salud, pues pueden influenciar negativamente no sólo el tracto gastrointestinal y el metabolismo, sino también toda la defensa inmunológica del organismo.

El agua

El agua es la unidad ingrediente principal de las células del sistema inmunológico. No sólo eso – todos los procesos en nuestro organismo transcurren en ambiente acuático, lo cual hace el agua especialmente valiosa para el mantenimiento de una inmunidad fuerte y para el funcionamiento normal de todos los órganos y sistemas en el cuerpo. El agua conduce a las toxinas fuera del organismo. Por eso, la dosis recomendable de agua por día es por lo menos 1,5 – 2 litros de agua mineral, de manantial, o filtrada.

El sueño

El organismo descansado es un organismo sano. Las investigaciones demuestran que el sueño suficiente hace el organismo al máximo productivo y resistente. La duración recomendable del sueño es para los adultos de aproximadamente 7-8 horas, lo que depende del modo de vida y de la salud de cada persona.

El estrés

El estrés prolongado influye de modo nefasto sobre el sistema inmunológico. Esto conduce al desarrollo de hipertensión, alergias y eczemas. Al combate del estrés diario ayuda la respiración profunda con los pulmones llenos, la gimnasia y el baño de tina caliente. Todas las terapias relajantes son también adecuadas.

La higiene personal

Los virus que nos enferman penetran en el cuerpo por la nariz, los ojos o la boca. La infección normalmente sucede al tocarnos la cara manos contagiadas. El lavado regular de las manos antes y después de comer puede disminuir considerablemente el riesgo de infecciones.

Algo más

Hoy día es muy difícil cumplir estrictamente todos los consejos. Además, la mayor parte de las cosas no dependen sólo de nosotros. Por ejemplo, por muchas legumbres y frutas que comamos, no podemos estar seguros de que ingerimos todas las sustancias nutrientes. Muchos de los productos frescos contienen nitratos, mientras que otros han sido objeto se procedimientos genéticos (OGM). El estrés, sobre todo en el puesto de trabajo, no puede ser controlado. Por eso, los especialistas recomiendan la ingesta adicional de multivitaminas. Esta es especialmente indispensable para las personas sujetas al estrés, las que practican activamente deportes y las que están sometidas a grandes cargas físicas en su trabajo. Vitaminas y minerales adicionales necesitan también las mujeres embarazadas, los niños y los adolescentes, como también las personas de edad avanzada, cuyo organismo es más debilitado y son presa más fácil de las enfermedades. Es muy importante escoger producto natural de calidad comprobada que corresponda a todas las necesidades del organismo y contenga ingredientes bioactivos.