Artículos y consejos

¿De que se alimenta el cabello?

Todo lo que comemos alimenta también al cabello

El pelo está construido de proteína, llamada queratina y de aminoácidos, siendo ¼ de su volumen ocupado por agua. De su estructura podemos comprender qué necesita el cabello para ser suave como seda y brillante.

Se sabe desde hace mucho tiempo que el cabello bonito no se debe únicamente a una buena selección de cosméticos adecuados y de alta calidad. El buen cuidado por el cabello tiene que ver también con lo que comemos y si nuestro cuerpo recibe todas las vitaminas, minerales y microelementos que necesita. Es especialmente importante que en nuestro menú estén presentes las proteínas – los alimentos apropiados son pescado, leche, queso y carne.

Es necesario también ingerir suficiente cantidad de líquidos para asegurar al pelo el agua tan indispensable. Los grupos principales de minerales que son necesarios para la belleza del cabello son:

Selenio – mantiene la elasticidad de los tejidos, mejora la acción del cuero cabelludo, sobre todo en caso de caspa;

Coenzima Q10 – su papel biológico consiste en asegurar energía propia a las células en el organismo (cerca de 95 % del total de la energía). Tiene un fuerte efecto antioxidante que demora el envejecimiento de las células;

Luteína – tiene un efecto beneficioso comprobado sobre el fortalecimiento del cabello. Su ingesta mejora la hidratación y la elasticidad del cabello reforzando de este modo el contacto entre la raíz del pelo y el cuero cabelludo e influenciando la pérdida de cabello;

Otros minerales importantes son el hierro, el zinc y el cobre que de una u otra manera contribuyen para la belleza del cabello.

Son vitalmente importantes para el cabello las vitaminas А, D, С, y Е, como también las vitaminas del grupo В. La vitamina А estimula la acción de las proteínas queratina y colágeno que son importantes elementos en la edificación del cabello, de la piel y de las uñas. La vitamina E mejora la función de la queratina y mantiene la circulación de la sangre en el cuero cabelludo, lo cual asegura el crecimiento del cabello. Las vitaminas B y C también se preocupan por el crecimiento. La vitamina D3 ejerce un papel importante en nuestro cuerpo contribuyendo para la regeneración de nuevas células.

Un efecto comprobado sobre la belleza del cabello tienen también los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6 que ayudan para mantener la turgencia de la piel, disminuyen su sequedad y de este modo ayudan la transferencia de sustancias nutrientes sobre el cabello.

Cualquier distorsión en la estructura del cabello significa que al cuerpo le falta alguna de estas sustancias indispensables. Eso se observa frecuentemente cuando cambian las estaciones, en casos de estrés, alimentación incorrecta, etc. En estos casos es bueno ingerir aditivos alimentarios apropiados para el cabello.