Artículos y consejos

¿Con que rapidez podemos adelgazar?

La pérdida de peso no transcurre con igual
velocidad en todas las personas

Al adelgazar nosotros no perdemos apenas las grasas. Muchos estudios demuestran que cuando estamos a dieta, nosotros perdemos en promedio 75 % de grasas y 25 % de masa muscular. Bastante grande del porcentaje del peso perdido puede ser de agua – no olvidemos de que el agua representa alrededor del 70 % del peso humano.

La pérdida de peso no es constante y no transcurre con velocidad regular. Las diferentes personas adelgazan con diferente rapidez. Esto es así, porque la reducción del peso depende de diferentes factores tales como el peso de partida, el régimen alimenticio, el modo de vida, la actividad física, el estado de salud, la predisposición genética, el metabolismo, el nivel del estrés, etc.

Al adelgazamiento incluye también otras cosas, además de la pérdida de grasas, de manera que la velocidad real del adelgazamiento se determina por diferentes factores individuales y es extraordinariamente difícil, para no decir imposible, dar una respuesta exacta a la pregunta “con que rapidez puedo adelgazar?”

A pesar de eso, vamos a señalar algunas pautas fundamentales de la velocidad máxima de adelgazamiento:

¿Qué podemos perder más rápidamente?

Más rápidamente se pierde el agua en el organismo. Esta pérdida puede alcanzar los asombrosos 20 kg por una semana, pero, subrayamos, esto es muy peligroso para la salud. Lo más rápidamente perdido regresa con mayor rapidez, de modo que no espere mantener estos quilos por mucho tiempo.

¿Cuántas grasas perdemos?

El volumen máximo de grasas que una persona sana puede perder es alrededor de 1–1,5 kg por semana. Normalmente estos valores máximos pueden ser alcanzados apenas por las personas de gran sobrepeso. Para comparación, una mujer de 60 kg de peso puede bajar al máximo alrededor de 0,5–0,6 kg por semana.

¿Por qué no adelgazamos?

Nuestro cuerpo se ha formado y desarrollado en las condiciones de la era prehistórica cuando el hambre y no la obesidad ha constituido la mayor amenaza. Por eso, nuestro organismo no es programado para perder peso, sino para sobrevivir. En efecto, si hemos disminuido drásticamente las calorías ingeridas, nuestro cerebro emprende medidas para retrasar el metabolismo y conservar las calorías. Esta es una de las principales razones por las cuales adelgazamos más lentamente de que engordamos.

Efectos secundarios del adelgazamiento exageradamente acelerado

El adelgazamiento exageradamente acelerado como, por ejemplo, en resultado de intervención quirúrgica, puede provocar efectos secundarios desagradables. Los dos efectos indeseados más frecuentes son:

1.Flacidez de la piel. Si Ud. ha adelgazado demasiado rápidamente, la piel no tiene tiempo para reducirse a la medida de la nueva forma más delgada del cuerpo.

2. Cálculos biliares. Los estudios demuestran que las personas que pierden muy rápidamente grandes cantidades de su peso corren el riesgo mayor de formación de cálculos biliares en comparación con las que adelgazan lenta y paulatinamente.  

El adelgazamiento demasiado rápido es normalmente una consecuencia de cambios artificiales en nuestros hábitos alimenticios. No es sorprendente que eso no da a nuestro cuerpo tiempo suficiente para acostumbrarse a la novedad. Así que, a pesar de que nuestro peso físico haya cambiado, nuestra actitud mental para con la comida y el régimen alimenticio queda igual. Por eso es recomendable que el adelgazamiento sea un proceso prolongado. Durante ese proceso deben ser tomadas medidas por la recuperación de la masa muscular perdida y no permitir de ninguna manera que el cuerpo se deshidrate.